Google
Web www.mundobollywood.blogspot.com

martes, julio 31, 2007

VIDAS DE CINE - Sanjay Dutt

¿Seis años de prisión por tener un rifle ilegal hace 14 años? La justicia india se ha pasado un poco con uno de los iconos de este blog, el gran Sanjay Dutt. Esta es su vida:

A sus 48 años, es uno de los intérpretes más populares de la industria de Bollywood. Y tiene uno de los pasados más turbulentos.
Nacido, como tantas otras estrellas indias actuales, en el seno de una dinastía dedicada a la industria del cine, Dutt fue pronto víctima de su adicción al alcohol y las drogas, que se agravó con la muerte de su madre, Nargis Dutt, víctima de un cáncer.
Nargis murió pocas semanas antes del estreno de la película "Rocky", que supuso el debut de Sanjay Dutt en la gran pantalla de la mano de su padre, Sunil.
La muerte de su madre sumió al actor en una espiral de drogas y demencia, pero su padre reaccionó enviándole a Texas para que se rehabilitara.
En Estados Unidos, el actor cayó víctima de una dolencia pulmonar, aunque gracias a esta conoció a la enfermera Richa Sharma, con quien se casó meses después.
Con Sharma tuvo una hija, Trishala, pero la felicidad duró poco.
La familia quedó d
estrozada por la noticia de que la madre padecía un tumor cerebral que le causó la muerte.
A pesar del dolor en lo personal por la pérdida de su mujer y de la custodia de su hija -la familia de Sharma litigó por los cuidados de la pequeña-, Sanjay trabajó duro para relanzar su carrera y logró el éxito definitivo con las películas "Saajan" (1992) y "Khalnayak" (1993), en la que representó un papel de villano.
Y, cuando su carrera parecía retomar la senda del éxito, se produjeron en marzo del 1993 los terribles atentados de Bombay, trece explosiones en puntos estratégicos de la ciudad que causaron la muerte de 257 personas y heridas a otras 1.000.
En una nueva muestra de las conexiones de Bollywood con las mafias, Dutt fue detenido y encarcelado en relación con esos atentados. la Policía averiguó que los gángsters habían visitado la casa del actor y le habían dado varios rifles Ak-56, granadas de mano y cartuchos. Sanjay guardó un rifle y devolvió las demás armas.
El actor pasó 18 meses en la cárcel, en los que recibió el apoyo masivo de la industria y, al salir, se casó con Rhea Pillai, pero el matrimonio fue un fracaso y acabó en divorcio.
Pese a los vaivenes de su vida personal y su vinculación con las mafias de Bombay, la carrera de Sanjay no sólo quedó intact
a, sino que ha crecido a lo largo de los años con varios éxitos, basada en su imagen de "macho" ("Misión Cachemira", "Línea de Control") y luego como comediante.
El corpulento Dutt ha obtenido grandes beneficios en los últimos años con la saga "Munna Bhai", en la que el actor interpreta a un gángster de Bombay que tiene un corazón de oro.
En la primera de las dos películas ("Munnabhai MBBS"), Munna, acompañado en las pantallas por su padre Sunil (quien falleció poco después) logra sacarse el título de medicina a base de copiar y trata de mejorar el mundo dando abrazos.
En la segunda ("Lage Raho Munnabhai"), votada en los más importantes foros de internet como una d
e las mejores comedias de la historia mundial, Munna-Dut cree ver al fantasma de Gandhi, y guiado por sus consejos, se lanza como un Quijote para luchar contra la corrupción y los problemas de la India moderna.
Dutt, que fue absuelto en el 2006 de los cargos de terrorismo pero declarado culpable por tráfico de armas, trató de cultivar esa imagen de "enfant terrible" reconvertido durante los juicios por los atentados de Bombay, acudiendo a los templos antes de cada sesión.
"Considerando elementos de esta confesión y teniendo en cuenta lo dicho por otro declarante, acepto la declaración de Sanjay según la cual adquirió y mantuvo esas armas para su propia defensa", dijo el juez durante la vista.
La imagen de gángster bonachón -con sus paralelismos en la vida real- ha convertido a Sanjay Dutt en un icono no sólo del público, sino también de sus colegas de profesión.
Pero la mejor definición de Dutt la proporciona una pegatina de sus años como colegial y que ahora lleva en su coche, que dice: "Nunca te rindas". (EFE)

¡Mundobollywood te desea mucha suerte, Sanjay!

2 comentarios:

La Yaki, perra de guardia y compañía dijo...

Uau, qué vida la de este hombre...

Me flipo sola en mi terraza mientras masco un hueso desenterrado y pienso en la mafia bollywoodiense y en la altura a la que queda el star system español al lado de estas fascinantes movidas!

daisy dijo...

abu!!!! que pena y yo recien me entero de que fue metido a la carcel ... de verdad que penita por sanjay dutt ... :(

Se comenta...